• Jorge Paucar Albino

Razones para que el CBD sea de venta libre

La Organización Mundial de la Salud concluyó que, en estado puro, el cannabidiol no es nocivo, no tiene riesgo de abuso y tampoco causa efectos dañinos significativos. En coherencia con esta declaración, la Agencia Mundial Antidopaje la retiró de su lista de sustancias prohibidas. Sin embargo en Perú, con dos leyes que reconocen a la cannabis como medicina, se exige receta médica para CBD.



En el antiguo Reglamento, la receta simple era requisito para comercializar productos con “solo CBD” (Artículo 30). Ahora, el Ministerio de Salud de Perú ha propuesto que la receta simple sea para productos que tengan menos de 0.2% de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), pero este requisito se mantiene al CBD puro. Al respecto, la Autoridad Sanitaria debe considerar que hay evidencia suficiente para liberar el acceso a CBD y declararlo como medicamento de venta libre.


En primer lugar, el CBD es una sustancia segura y no genera efectos no deseados graves. Entre el 2017 y el 2019, el Comité de Expertos en Farmacodependencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió informes en los que señaló que el CBD no es nocivo ni tiene riesgo de abuso, por lo que recomendó que “los preparados que se consideren cannabidiol puro no se incluyan en las listas de los tratados internacionales de fiscalización de drogas”.

“Aunque el cannabidiol está presente en el cannabis y en la resina de cannabis, no tiene propiedades psicoactivas ni potencial de generar adicción y dependencia. Tampoco causa efectos dañinos significativos. Se ha demostrado que el cannabidiol permite tratar eficazmente determinados trastornos epilépticos de inicio en la infancia que no responden a otros tratamientos”, se lee en el Informe del 41° Comité de Expertos en Farmacodependencia de la OMS.

En Perú, en casi dos años de comercialización de CBD en el mercado formal, no existen reportes adversos por cannabis según los boletines epidemiológicos. Tampoco existe dosis mortal ni con CBD ni con THC. En casi 5,000 años de uso medicinal (el primer registro corresponde a 2637 AC en China), nadie ha muerto como consecuencia directa del consumo de cannabis.


En el 2018, la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus siglas en inglés) quitó al CBD de su lista de sustancias prohibidas. En enero del 2020, Sativa Info confirmó con la Comisión Nacional Antidopaje (CONAD) que esta medida se estaba aplicando en Perú. Hasta la fecha, ni en nuestro país ni en ninguna otra parte del mundo, ningún deportista ha reportado malas experiencias con CBD; por el contrario, en junio de este 2021, el futbolista Bruno Díaz contó, a este medio, su buena experiencia usando este cannabinoide como parte del tratamiento de una lesión. "Me ayudó a atravesar el tema de la lesión con calma, sin ansiedad y todo lo que una lesión genera física y mentalmente", dijo el jugador del Club Cienciano del Cusco.


[Lee también: ONU reconoce oficialmente a cannabis como medicina: la incoherente votación de Perú]


En segundo lugar, el CBD es una sustancia con valor terapéutico. Aparte de ser anticonvulsivante como señala la OMS, en Perú, el CBD se viene prescribiendo como antiinflamatorio, ansiolítico y para tratar diversos trastornos neurológicos, como señaló, en junio del 2021, la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), que comercializa productos con CBD importado desde diciembre del 2019.


En tercer lugar, liberar el acceso a CBD beneficiaría a la economía de las familias. La Autoridad Sanitaria debe considerar que uno de los obstáculos que se ha encontrado al acceso en el mercado formal de cannabis es la exigencia de receta médica y que esta, así sea simple, es retenida en los establecimientos y tiene una vigencia de solo 30 días. Esto obliga a los pacientes a pagar consultas de hasta 350 soles mensuales en consultorios privados, ya que los médicos de los seguros públicos no están informados ni capacitados y tampoco tienen a disposición CBD en las farmacias de los establecimientos de salud.


[Lee también: José Ugaz: Autocultivo de cannabis no es delito y el cáñamo es de libre comercialización]


En cuarto lugar, la Autoridad Sanitaria debe ser coherente con sus criterios y aplicarlos por igual a las sustancias medicinales. Resulta contradictorio que medicamentos con dosis mortal, como aspirina, ibuprofeno o paracetamol, sean de venta libre; pero que la comercialización de CBD, que no conlleva ningún riesgo para la salud, esté restringida con receta médica.


Como vemos, hay motivos suficientes para liberar el acceso a CBD en beneficio de los pacientes que la necesitan con extrema urgencia, como las personas que padecen de convulsiones y no pueden esperar a pasar y pagar por consulta e ir a una de las pocas farmacias con licencia para vender cannabis, si es que no sería integrante de alguna asociación. Actualmente, en el sector privado, el costo de las consultas médicas varía entre 35 y 350 soles y el precio de los productos con CBD varía entre 70 y 280 soles.