• Jorge Paucar Albino

Asociaciones de cultivo aprueban proyecto de nuevo Reglamento de cannabis

Los colectivos que vienen practicando el cultivo asociativo desde hace más de cinco años, saludan la voluntad del Ministerio de Salud por respetar lo logrado en el Legislativo, adelantan sus observaciones y piden garantías mientras se hace oficial esta nueva normativa.

Las organizaciones 'Buscando Esperanza', 'Mi Esperanza Brota de la Tierra' y 'Legaliza Perú' saludaron la voluntad política del ministro de Salud Hernando Cevallos por impulsar el proyecto de nuevo Reglamento de cannabis para uso medicinal, que incluye a la producción artesanal realizada por asociaciones de cultivo.


A través de la Resolución Ministerial N° 1194-2021-MINSA, y con el objetivo de recibir observaciones, el Poder Ejecutivo compartió el proyecto de nuevo Reglamento de cannabis para uso medicinal, que incluye a la producción artesanal realizada por asociaciones integradas por dos o más pacientes, permite que estas contraten a personas para las labores de cultivo, procesamiento, producción, transporte y almacenamiento de cannabis. Esto es destacado por las asociaciones, ya que permitirá la inclusión de cultivadores especializados en cannabis y generará empleo formal en el sector, que antes era exclusivo para la industria farmacéutica. En ese sentido, cabe precisar que las asociaciones cannábicas se acogen a lo determinado por el Código Civil (Decreto Legislativo N° 295), las cuales deben estar debidamente acreditadas y certificadas.


Además, el proyecto de Reglamento deja en libertad a cada asociación para que defina el número de plantas necesarias para cada ciclo de cultivo en base a justificaciones médicas de todos los pacientes beneficiarios.


Entre los requisitos para obtener la licencia de cultivo asociativo está el hecho de que los pacientes deben estar inscritos en el Registro Nacional de Pacientes Usuarios de Cannabis (RENPUC), para lo cual se abre una nueva vía: el registro en la Plataforma de Usuario de los Centros y/o Establecimientos de Salud, donde el paciente debe ser informado sobre los beneficios y posibles efectos no deseados de consumo de cannabis.


Aparte de estar inscritas como asociación en Registros Públicos y designar personas para las fases de cultivo y producción, las asociaciones deben tener protocolos de seguridad aprobados por la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional del Perú (DIRANDRO).


El representante legal de la asociación y las personas vinculadas con la seguridad y manipulación de la cannabis no deben contar con antecedentes policiales, penales ni judiciales por delito de tráfico ilícito de drogas. Cada paciente usuario de cannabis de la asociación debe contar con una justificación médica en un formato que se publicará en la web de Digemid.


Las asociaciones deben presentar un Plan de cultivo, procesamiento, transporte y almacenamiento de cannabis, el cual debe incluir métodos a utilizar en el procesamiento del cannabis, flujograma general del proceso de producción, el volumen estimado de la producción artesanal y un estimado de la cantidad y especificaciones técnicas de la cannabis.


Por otro lado, respecto al tema de las semillas, una disposición complementaria del proyecto de Reglamento establece que "todo cultivar a ser sembrado en el territorio nacional, debe inscribirse en el Registro de Cultivares Comerciales, aplicando los protocolos de ensayo de identificación de cannabis sativa que debe aprobar el SENASA mediante resolución del máximo órgano". Al respecto, las asociaciones han solicitado que se le facilite este trámite para que se certifique a las semillas que vienen usando desde hace más de cinco años y no se corten los ciclos de producción de cultivos, que afectaría a cientos de pacientes.


Ante la publicación de este proyecto de nuevo Reglamento, las asociaciones de cultivo consideran que no se deben poner mayores restricciones, solicitan que los protocolos de seguridad sean flexibles considerando que se trata de asociaciones sin fines de lucro y piden que se respete los cultivos que actualmente abastecen a pacientes, así como las semillas usadas para producir medicina.


Si no se ponen mayores restricciones, se estima que se estaría garantizando un acceso democrático a cannabis y beneficiar a al menos 10,000 pacientes usuarios de cannabis, quienes, según cifras oficiales del Minsa, no han comprado sus medicinas en establecimientos farmacéuticos debido al elevado costo de las consultas médicas y precios de los productos.


Según investigación de Sativa Info, con datos correspondientes a setiembre pasado, los precios de las consultas cannábicas varían desde 35 hasta 350 soles la primera cita y las fórmulas magistrales con THC cuestan desde 150 hasta 250 soles. Además, se debe considerar que las recetas son retenidas y tienen una vigencia de 30 días. Si bien hay algunos consultorios que dan tratamientos gratuitos o a bajo costo a personas sin recursos económicos para pagar estas medicinas, los precios promedio siguen siendo elevados mientras los seguros públicos y privados siguen incumpliendo la disposición de cubrir los tratamientos con cannabis.


Con un cultivo asociativo libre, el acceso a cannabis para uso medicinal se democratizaría en beneficio de la economía de miles de familias. Se prevé que las consultas médicas en asociaciones serán costarían un aproximado de 50 soles por la primera consulta y 25 las consultas de seguimiento o control.


Además, los productos de cannabis podrían llegar a tener un costo cuatro veces menor al que actualmente pagan pacientes en el sector privado. Por ejemplo, un extracto para la vía sublingual con delta-9-THC tiene un precio de venta al público de 0.41 soles cada miligramo en establecimientos farmacéuticos, mientras que un extracto de cannabis para vaporizar tiene un costo de producción de 0.10 soles cada miligramo en una asociación de cultivo para pacientes.


No más presos por plantar

Mientras este proyecto de Reglamento queda expuesto a observaciones y a mejoras en favor de los pacientes, las asociaciones de cultivo piden garantías para que se detengan las intervenciones policiales contra personas dedicadas al cultivo asociativo, ya que, a pesar que Perú tiene dos leyes que reconocen a la cannabis como medicina, las autoridades siguen criminalizando a usuarios y cultivadores.


Por último, las asociaciones de cultivo saludan la voluntad del ministro Hernando Cevallos de buscar garantizar un acceso democrático a cannabis para uso medicinal. En ese sentido, recuerdan que Cevallos, cuando era congresista en el 2016, presentó un proyecto de ley de Clubes Cannábicos, con similar objetivo que el proyecto de cultivo asociativo que, desde hoy, es materia de observaciones de la sociedad civil por un periodo de diez días.