Minsa planea aprobar Reglamento de Clubes Cannábicos en los primeros meses del 2023

Mientras las asociaciones de pacientes esperan que se mejore el proyecto de Reglamento de Cultivo Asociativo, urge que el Ministerio del Interior pare con la persecución policial contra cultivadores y productores artesanales de cannabis para uso medicinal.


En medio de amenazas y persecución policial contra cultivadores y productores artesanales de cannabis para uso medicinal, que siguen excluidos de la regulación, el Ministerio de Salud (Minsa) informó, este jueves, que el Reglamento de Clubes Cannábicos se aprobaría recién en el 2023.


En el contexto de la sesión del Consejo Nacional de Salud (CNS), Javier Llamoza, representante titular de las organizaciones sociales de la comunidad, informó que, según la línea de tiempo trazada por el Minsa, el Reglamento de Cultivo Asociativo (Ley 31312) recién se aprobaría en los primeros meses del próximo año. Cabe resaltar que la Ley de Producción Artesanal con Cultivo Asociativo se promulgó en julio del 2021 y el plazo para ser reglamentada venció en setiembre de dicho año. Además, las asociaciones de pacientes y cultivadores han enviado sus observaciones en tres oportunidades.


En la sesión del CNS, los representantes de las organizaciones sociales pidieron al Minsa transparencia y diálogo en esta fase decisiva de la reglamentación de Cultivo Asociativo. Desde la salida de Hernando Cevallos del Minsa, las asociaciones de pacientes y cultivadores han enviado más de 6 cartas pidiendo reunión para sustentar sus observaciones con el objetivo de democratizar el acceso a esta medicina natural.


A pesar de un compromiso asumido en agosto por el viceministro de Salud Pública, Joel Candia, de invitar a las asociaciones de cultivo para dialogar sobre sus observaciones; el Minsa envió a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) una nueva versión del proyecto de Reglamento sin consultar con las organizaciones sociales.


El plan del Minsa de publicar el Reglamento de Cultivo Asociativo en los primeros meses del 2023 no toma en cuenta la situación de vulnerabilidad en la que actualmente se encuentran las asociaciones de pacientes. En agosto, dos pacientes de la asociación 'El Jardín de María José' pasaron 15 días privadas de su libertad luego de un extraño operativo que incluyó participación de las Fuerzas Armadas, quienes irrumpieron en el domicilio donde tenían el cultivo colectivo.


Los agentes estatales se llevaron las plantas, productos y herramientas del laboratorio destinado al uso medicinal de los asociados, y el Mininter ha denunciado a la asociación por el presunto "delito contra la salud pública - comercialización y cultivo de marihuana y su siembra compulsiva". Para el Estado peruano, no basta con que una asociación esté inscrita en Registros Públicos (SUNARP), el Registro Único de Contribuyentes (RUC) y en el Registro Nacional de Pacientes Usuarios de Cannabis (RENPUC). Para el Mininter, es necesario que una asociación cuente con licencia.


Hasta la fecha, ninguna asociación cuenta con licencia y ni siquiera la pueden solicitar porque, para ello, el Reglamento tendría que estar publicado y, por otro lado, tendría que ser viable el otorgamiento de dicha licencia. La Ley 30681 (2017) le dio la exclusividad de las licencias a los laboratorios certificados. La Ley 31312 (2021) incluye a los Clubes Cannábicos a través de la producción artesanal con cultivo asociativo, pero incurre en el error de agregarlos al sistema de licencias.


En el 2017, el excongresista y exministro Hernando Cevallos elaboró un proyecto de ley que proponía que, para que el Estado reconozca y respete la actividad de las asocaciones se cree un Registro de Clubes Cannábicos, con el cual el Minsa realizaría la fiscalización.