Pacientes y cultivadores esperan publicación del Reglamento de los clubes cannábicos

Actualizado: 18 feb

Asociaciones de cultivo esperan que la Presidencia del Consejo de Ministros culmine el proceso de reglamentación de la Ley 31312, que reconoció el derecho de los pacientes a asociarse para tener acceso a cannabis para uso medicinal.


Siete meses después de promulgada la Ley de Cultivo Asociativo en Perú, las asociaciones de pacientes y cultivadores de cannabis para uso medicinal siguen corriendo el riesgo de ser criminalizadas por la Policía debido a la falta de Reglamento.


Mientras en países como Chile y Argentina, las personas que practican el autocultivo o el cultivo colectivo son privadas de su libertad como si fueran delincuentes; en Perú, el Código Penal no tipifica como delito el cultivo para el propio consumo. Además, con la Ley 31312 (Ley de Cultivo Asociativo), promulgada en julio del 2021, el Estado peruano ha reconocido el derecho de los pacientes a practicar el cultivo asociativo y la producción artesanal sin un límite definido de plantas, ya que los tratamientos con cannabinoides son personalizados. Con ello, los clubes cannábicos de Perú tienen una ventaja sobre las organizaciones similares de países vecinos.


En octubre del 2021, durante la gestión del exministro Hernando Cevallos, el Minsa convocó a representantes de pacientes y cultivadores, y publicó un proyecto de Reglamento. Si bien las asociaciones de cultivo saludaron que el Ejecutivo haya respetado lo logrado en el Legislativo, enviaron sus observaciones para advertir sobre las sanciones penales en casos de incumplimiento de requisitos administrativos, pidieron que se incluya a las semillas nacionales y señalaron la necesidad de protocolos de seguridad flexibles y equitativos para asociaciones.


Actualmente, a pesar de estar en el marco de legalidad, las asociaciones sufren intervenciones policiales debido a la falta de Reglamento. Por ello, en una carta dirigida al presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres Vásquez, las asociaciones 'Buscando Esperanza', 'Mi esperanza brota de la tierra' y 'Ámbar' piden que se tomen en cuenta sus observaciones y que culmine la reglamentación de la Ley 31312, proceso participativo que se inició en la gestión anterior.


Ante el cambio de Gabinete Ministerial y con la designación de un ministro de Salud (Hernán Condori) que no respeta la evidencia científica, las asociaciones pidieron que no se detenga el avance en la regulación de la cannabis y que se respeten los derechos de las personas que se dedican a la producción artesanal con cultivo asociativo.


En la carta enviada a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), pacientes y cultivadores recordaron que la motivación de la Ley de Cultivo Asociativo fue darle protección legal a las asociaciones ya existentes y brindar a los pacientes una vía de acceso más económica.


La producción artesanal de los cultivos colectivos es conocida en Perú desde al menos el 2016. Y, si bien en el 2017 el caso de la asociación 'Buscando Esperanza' motivó la promulgación de la Ley 30681, esta norma le dio la exclusividad de las licencias de cultivo y producción a la industria farmacéutica, con lo que los cultivos colectivos se mantuvieron en la informalidad.


Según información oficial obtenida por 'Sativa Info', más de 10,000 personas inscritas en el Registro Nacional de Pacientes Usuarios de Cannabis (RENPUC) no compran sus medicinas en establecimientos farmacéuticos autorizados. Este grupo representa cerca del 60% del total de pacientes inscritos en el RENPUC y sería beneficiado con los clubes cannábicos, que estarán regulados.