Federación de Asociaciones Cannábicas envía nueva carta al Ministerio de Salud

En la sétima carta enviada al Minsa en lo que va del año, las asociaciones de pacientes y cultivadores piden al Ejecutivo que destrabe el acceso a cannabis para uso medicinal excluyendo a la planta ancestral del Reglamento de Estupefacientes.

[Foto: Ministra de Salud, Kelly Portalatino / Minsa / Flickr]


¿Cambio de ministro, cambio de gestión? Tras la salida de Jorge López Peña del Ministerio de Salud (Minsa), la Federación de Asociaciones Cannábicas Planta Madre ha pedido a la ministra Kelly Portalatino Ávalos que reactive el dialógo inclusivo en el proceso de reglamentación de la Ley de Producción Artesanal con Cultivo Asociativo, Ley 31312.


En la sétima carta enviada al Minsa este año, las asociaciones de pacientes y cultivadores solicitaron a la ministra Portalatino que las convoque a una reunión para mejorar el proyecto de Reglamento de Cultivo Asociativo con el objetivo común de garantizar acceso democrático a los más de 30,000 pacientes que usan esta planta ancestral, especialmente aquellos de bajos recursos económicos y que viven en regiones fuera de Lima.


En ese sentido, la Federación Planta Madre señaló las consecuencias de seguir aplicando el Reglamento de Estupefacientes a los procesos realizados con cannabis: riesgos penales, elevados costos de producción, pocos médicos prescriptores, altos precios de consultas y gastos de bolsillo realizados por pacientes, quienes sufren restricciones por las recetas especiales y retenidas.

"Luego de seis cartas enviadas al Minsa y PCM, y tras haber enviado nuestras observaciones en los plazos establecidos, las asociaciones cannábicas manifestamos nuestra principal preocupación: el retroceso al aplicar el Reglamento de Estupefacientes, lo que restringe el acceso a la salud, ya que implica el uso de recetas especiales y retenidas, limitando el número de médicos prescriptores y obligando a pacientes con enfermedades crónicas a pagar por consultas médicas cada 30 días", se lee en la carta enviada el pasado 3 de noviembre al Minsa.

Como hemos reportado anteriormente, una de las principales trabas en el acceso a cannabis para uso medicinal es la exigencia receta médica para todos los tipos de productos de la planta ancestral, incluso para aquellos que contengan menos de 1% de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), que califican como "cañamo" o "hemp". En el caso de productos que contienen igual o más de 1% de THC, el Minsa exige el uso de recetas especiales para estupefacientes y psicotrópicos, las cuales son retenidas al momento de la dispensación. A esto se suma el limitado número de médicos que recetan cannabis (apenas el 2% de médicos colegiados). En ese contexto, los pacientes deben pagar consultas médicas que cuestan entre 100 y 350 soles para acceder a cannabis por la vía formal.


Al seguir aplicando el Reglamento de Estupefacientes a cannabis, el Minsa no estaría solucionando el problema que dio origen a la Ley de Producción Artesanal con Cultivo Asociativo, la segunda ley cannábica promulgada en Perú en el lapso de cuatro años. Como ha advertido el excongresista Daniel Olivares, impulsor de esta ley, "no es legal que se le pongan trabas a una ley que busca democratizar el acceso a una medicina para las personas que no tienen los recursos para poder acceder de la forma en como está establecida actualmente".


La exclusión de cannabis del Reglamento de Estupefacientes ha sido solicitada de manera formal a través de las observaciones enviadas al Minsa en los plazos establecidos y es motivo de la petición #NoMásPresosPorPlantar a través de la plataforma Change, donde ya tiene cerca de 5,000 firmas de ciudadanos y ciudadanas.


Por otro lado, las asociaciones recordaron al Minsa que la demora en la reglamentación de la Ley de Producción Artesanal con Cultivo Asociativo deja expuestas a las asociaciones a la criminalización de la Policía Nacional del Perú (PNP) y a denuncias penales por presunto tráfico ilícito de drogas, sin importar que las asociaciones estén en Registros Públicos (SUNARP) y los beneficiarios en el Registro Nacional de Pacientes Usuarios de Cannabis (RENPUC), como indica la Ley 31312.


Por último, la Federación Planta Madre recordó que, durante la gestión del exministro Hernando Cevallos en el 2021, representantes de las asociaciones que integran esta Federación participaron en reuniones en el Minsa y quedó pendiente una reunión para consultar una nueva versión del proyecto de Reglamento antes de que sea enviada a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). Lamentablemente, la salida del exministro Cevallos provocó la interrupción de este proceso y, durante la gestión del exministro Jorge López, se publicó la nueva versión sin previa consulta.


Hasta la fecha, se desconoce la última versión del proyecto de nuevo Reglamento de cannabis para uso medicinal, que ahora incluye a las asociaciones sin fines de lucro. En agosto pasado, el viceministro de Salud Pública, Joel Candia, se comprometió a invitar directamente a las asociaciones de cultivo antes de enviar el nuevo texto a la PCM, pero no cumplió.


Al respecto, se pronunció el miembro del Consejo Nacional de Salud (CNS), Javier Llamoza. En La Mula TV, el representante de las organizaciones sociales señaló que los usuarios están pidiendo que las políticas en salud se construyan con participación ciudadana y "que no funcione de acuerdo al temperamento del gestor, que a veces abre las puertas y consulta, y otras no".

"Esperemos que la participación de los ciudadanos en la construcción de políticas públicas sea clara, transparente, se procedimente para evitar estos problemas que hoy tenemos. Tenemos un proyecto de nuevo Reglamento de cannabis medicinal que tiene varias versiones, cuya última versión se desconoce. No queda claro cómo va a quedar esta regulación y hasta la fecha no ha salido. Se dio un plazo, pero ya pasó el límite", dijo Llamoza en referencia al Reglamento de Cultivo Asociativo, que está pendiente desde setiembre del 2021.

Para tratar este y otros problemas que afectan a pacientes y cultivadores de cannabis para uso medicinal, la Federación ha solicitado una reunión al Minsa. La carta es firmada por Ana Álvarez, presidenta de la organización y madre de Anthony, paciente con esclerosis tuberosa que, tras agregar cannabis a su tratamiento, ha mejorado su calidad de vida y disminuido la cantidad de pastillas al pasar de 18 a solo 3 fármacos sintéticos.

La "Federación de Asociaciones Cannábicas Planta Madre" ha sido fundada por Buscando Esperanza Perú, Asociación de Pacientes de Cannabis Ámbar, Asociación El Jardín de María José y Asociación de Pacientes Cultivando Vida con el objetivo de defender los derechos de las asociaciones conformadas por pacientes y cultivadores.